Buscar este blog

1 oct 2021

No soy de aquí ni soy de allá

Texto de  Ernesto Pino

   Esta es una confesión del cantautor Facundo Cabral en su libro “Paraíso a la deriva”: “Me acuerdo de que tenia once años cuando decidí irme de mi casa; mi madre me acompañó a la estación de trenes, donde me dijo desde el andén a la ventanilla por donde me despedía de ella: este es el segundo y último regalo que te puedo hacer; el primero fue la vida, el segundo es este; es decir, la libertad para vivirla (tengo la alegría de no haberla defraudado porque, mal o bien, siempre fui libre, libertad por la que pagué caro pero que, de una y de todas maneras, valía la pena). Por esa libertad me aman los que me aman y me odian los que me odian. Mi orgullo es que ni el vino ni los años han podido impedirme regresar solo a casa”.

   Facundo Cabral, es posiblemente uno de los cantautores de la música popular más auténticos del mundo artístico. En sus conciertos, tomaba la palabra y la guitarra y después de muchas canciones, el auditorio prefería que siguiera recitando frases y construyendo un discurso, un sermón o una homilía sobre las cosas más triviales o importantes de la vida. Así, rasgaba 20 segundos la guitarra y nos embrujaba durante 5 minutos con palabras certeras que iban directo al corazón. Cabral, canta conversando y también conversa cantando. Realmente Cabral era una especie de monje loco, rebelde, libertino, divertido, inteligente y lleno de mensajes de luz, que se movían entre Borges, Atahualpa Yupanqui, Gandhi, Krishnamurti, Walt Whitman, Henry Miller, la Madre Teresa de Calcuta y el gran Jesús, el mismo carpintero nacido en Galilea.

   Cabral es de aquellos personajes increíbles de nuestra historia latina, que sobrevivió a las dificultades desde antes de empezar a vivir: “Un día antes de que yo naciera mi padre se fue de casa. Vivíamos, mi madre y mis hermanos, en la casa de mi abuelo que era coronel. Todos los Cabral han sido militares y cuando mi padre se fue, mi abuelo echó a mi madre de su casa. Así́ que nací́ en la calle, en la vereda, un 22 de mayo. Yo estoy marcado por la calle. Y mi madre, por culpa de mi padre, se enojó con toda la humanidad y dijo: “No quiero ver más seres humanos”. En su forzado desahucio, la familia inicio un éxodo que los llevó a las tierras lejanas de la Patagonia en una travesía tan trágica que cuatro de sus hermanos murieron de hambre y de frío. (Preludio: Entrevista a Facundo Cabral. Leonardo Padrón).

   En medio de tanta pobreza y desamparo, a Sara su madre, alguien le dijo que había un Presidente que daba trabajo. Facundo, un niño de tan solo 9 años, se lo tomó en serio y se fue en búsqueda del Presidente. Viajó con los recursos de un polizonte hasta Buenos Aires y un vendedor de verduras, asombrado por el deseo del chiquillo, le sugirió ir a la ciudad de La Plata (irónicamente donde había nacido Facundo). Se acomodó en las escalinatas de la catedral y esperó el nuevo día, hasta que llegó la comitiva presidencial. Sorteó el corrillo inmenso de la multitud y la vigilancia policial; y ligero de pies saltó al estribo del carro descapotado: lo atendió solícito un militar vestido espléndidamente, sentado junto a una bella mujer. Eran el General Perón y su esposa Evita Duarte. El chico le preguntó, ¿“hay trabajo?; y Evita sorprendida, expresó: “por fin alguien que pide trabajo y no limosna”. Ella se encargaría de su próximo destino: lo atendieron, lo protegieron y al siguiente día, un avión oficial iría por la abandonada familia Cabral, a Ushuaia, en la Patagonia. Sara, la mamá creía que su hijo había desaparecido, después de cuatro meses de ausencia. La primera dama, le había enviado una misiva que decía: “Seria de mi agrado que la señora de Cabral y sus hijos no tengan ningún problema. Afectuosamente, María Eva Duarte de Perón”. Les dieron trabajo como aseadores y vigilantes de una escuela en la ciudad de Tandil. Ese gesto de Evita, que era simplemente la supervivencia de su familia, Facundo Cabral nunca lo olvidaría y lo recordaría con esta frase: “Eva Perón fue la primera cosa bella que vi en mi vida. Fue la argentina mas amada y respetada en el mundo”. También recordaría, que el sitio donde había confrontado a Perón, quedaba a dos cuadras de donde había nacido y que era la primera vez en su corta vida que se había sentido respetado y haciendo parte de la sociedad. (Ver Historia de un pibe y una piba, YouTube y Preludio: Entrevista a Facundo Cabral. Leonardo Padrón).

    A sus 14 años, Facundo, ya tenia una vida desordenada y con claros síntomas de alcoholismo. Por un robo menor fue retenido en una casa de menores y allí conoció a su segundo salvador. Se trataba de un jesuita llamado Simón, quien le enseñó a leer y a escribir y en solo tres años de cautiverio, le suplió los 12 años de la educación básica formal en cualquier colegio de la Argentina. Cabral lo recuerda así: “siempre Dios estuvo al lado mío. Me metió́ en la prisión para que dejara de ser un ignorante”. El joven Cabral se leyó lo mas representativo de la literatura universal, especialmente los textos específicos del siglo de oro español, como Quevedo, Góngora, Cervantes, Calderón de la Barca…

Pero a Cabral le faltaba la luz de la música.

   Dos hechos se acomodaron a su actitud frente a la vida. Primero, el de conocer profundamente el texto religioso llamado “El sermón de la montaña”, una prédica del evangelio de Mateo, que dignifica a los pobres y a los vagabundos como él, y resalta la inocuidad de la codicia material y la hipocresía de los que pecan y rezan al mismo tiempo. Cabral en su discurso se apropio de las bienaventuranzas y de los mensajes de Jesús, como las reglas de oro de la supervivencia de la sociedad humana. Segundo, su mismo oficio de vagabundo le permitió conocer a los juglares de su tierra, que cantaban coplas y milongas en cualquier descanso de las labores del campo y que lo empujaron al aprendizaje de la guitarra. Se convenció totalmente de ser cantor cuando conoció al trovador Pedro Mendizabal, aquel que decía “Cuando el hombre tiene una razón para despertar; levantarse se hace más fácil” y a quien Facundo le escribiría una canción: Yo soy Pedro Mendizábal, pa' lo que guste mandar/de lo que ve por acá, casi todo lo hice yo/desde la mesa del peón al techo del capataz…. Aprendí lo suficiente pa' tener lo necesario/el pan, el vino, el amor y la milonga que canto… En el final de mi vida, tengo la cuenta muy clara/ para los otros hice todo, pero para mí no hice nada

   En diciembre de 1959 llegó a la ciudad de Mar de Plata, en busca de trabajo. Con una tenaz insistencia, logró ingresar a las presentaciones decembrinas del Hotel Hermitage y justo el 31, el ultimo día del año y ante la ausencia de un músico, le dieron la oportunidad de subir al escenario. Actuó, como Sara su madre alguna vez le recomendó, “cuando no sepas qué decir, decí ‘no sé qué decir’. Así lo hizo, subió al escenario y dijo: No sé qué hago acá, yo entré a pedir trabajo, me dieron un cuarto, comí como un animal, no hablé por teléfono porque no tengo a quién llamar.... La gente se reía, pensaba que yo era un comediante. Vi que había respuesta, igual que con los campesinos, y empecé a contar historias. Ahí comenzó mi carrera de artista”. (Ver Una historia increíble: la vida de facundo Cabral. Entrevista Juan Carlos Kreimer. Octubre 18 de 2012)

   Con su nuevo rol de artista, se convirtió en el Indio Gasparino, un músico que grababa canciones similares a la que se escuchaba en esa época. Muchos decían que era una especie de pre-rock, con ritmos juveniles, de baile y en sintonía con la balada italiana que estaba de moda. Aunque estas canciones no tuvieron mayor éxito (“Ana María Peñaloza”, “Volveré... volveré”), si le permitieron lograr una posición de artista en la televisión argentina conjuntamente con cantantes como Palito Ortega o Johnny Tedesco. A la gente le gustaba su irreverencia y sus apuntes inteligentes y fue de alguna manera un precursor de la música protesta con canciones como “Vuele bajo” o “Dale dale Federico”, una suerte de rap previo al rap donde ya aludía a la alienación de la vida laboral moderna (Dale dale Federico/que ya son las seis y pico/el despertador maldito/me recuerda con su grito/que hay que ir a trabajar/voy a ver que dice el diario/hay mas desocupación/hay mas guerra y una foto de 100 niños muertos de hambre/Bonavena con calambre/Mussolini pide aumento/mi mujer sigue durmiendo/dale dale Federico/que ya son las menos cinco….). El comienzo de cantor fue muy duro y así lo confesaría cuando manifestó que en Buenos Aires, un sábado en la calle Corrientes, cantó en un teatro para una sola persona.

   Pero su estilo inconfundible y su mayor éxito llegaría con una canción inesperada: “No soy de aquí ni soy de allá”.

   En 1970, Facundo y el cantautor y folclorista argentino Jorge Cafrune (el mismo de “Zamba de mi esperanza”), se encontraron en la ciudad de Punta del Este, Uruguay. El encuentro se convirtió en una excedida celebración y mas tarde y casi ebrios, se fueron a un boliche (un bar) a seguir la farra y a cantar. Actuaba Cabral y en un momento interpeló a Cafrune que estaba en medio del publico: ““¡Oye! ahora que te veo con esa facha, con la barba, me acuerdo de Abraham y de la orden que recibió́: “Abandona tu tierra natal y la casa de tu padre y ve al país que yo te indicaré. Haré de ti una gran nación. Te bendeciré́ y por ti se bendecirán todos los pueblos de la tierra”. El señor dijo a Abraham: “No soy de aquí́”, y ya, ¡apareció́ la canción!”. Al otro día no recordaba con claridad qué había pasado la noche anterior y solo un pequeño zumbido melódico le sonaba al oído. Con suerte, el conocido periodista argentino, Jacobo Timerman lo invitó a almorzar a su casa y al final del mismo le entregó un regalo: un paquete pequeño con un moño rojo. Era un cassette donde habían grabado el concierto de la noche anterior y pudo escuchar esa canción improvisada “No soy de aquí ni soy de allá”, la misma que tiene mas de setecientas versiones y que ha sido grabada en mas de veintisiete idiomas. (Ver “Facundo Cabral. Crónica de sus últimos días”. Gabriela Llanos).

 

Nota: Cafrune, “el turco”, el de larga barba y vestido a la usanza de los pamperos, hermano del alma de Cabral, murió en 1978 en un extraño accidente de transito: fue arrollado por una camioneta, cuando queriendo hacerle un homenaje a José de San Martín, hacia una travesía a caballo desde Plaza de Mayo hasta Yapeyú, lugar de nacimiento del Libertador. Hay una leyenda con testimonios que dice, que no fue un accidente, sino un asesinato premeditado de la dictadura militar en represalia al acto rebelde de Cafrune, cuando a solicitud de la gente, en el Festival de Cosquín, cantó una canción prohibida por el régimen: “Zamba de mi esperanza”.

    Para Facundo Cabral, otro hecho dramático, le señalaría definitivamente su canto de juglar en forma de un misticismo irreverente. El 12 de junio de 1978, casualmente el mismo día que empezaba el mundial de fútbol en Argentina, en un accidente de aviación perdió a su esposa Bárbara y a su hija: “En una ocasión que fui a cantar a la Universidad de Harvard, ella me estaba esperando en Los Ángeles con la niña. Yo debía encontrarme con ella para seguir a Chicago pero mi vuelo se atrasó dos horas y perdí́ el avión. Ellas sí subieron y murieron. Ella de 23 y la niña de un año”. Buscando paz y sosiego, Facundo visitó a la Madre Teresa de Calcuta. Ella le dijo una frase extraordinaria: “Mi amor ¿sabes qué es lo único que te puede matar? El amor que te está sobrando ¿dónde lo vas a poner? Ponélo en algún lugar o te va a aplastar. Vení conmigo”. Y empezamos a trabajar, a sacar de la basura, allá́ en Calcuta, a esos niños que sus familias tiran allí́ para que mueran quemados; comenzamos a salvar niñas y a criarlas, a bañar leprosos. De allí́ me iba al Lincoln Center a cantar y volvía corriendo. Me salvó, hizo gloriosa la segunda etapa de mi vida”. (Ver Preludio: Entrevista a Facundo Cabral. Leonardo Padrón).

    Y así, camuflado de cantor y de profeta, Cabral recorrió mas de 160 países del planeta, conversando y cantando sus salmos, sus letanías, sus verdades, sus moralejas; con un profundo sentido humano, con amor, con aguda ironía, recordando las frases celebres de los grandes literatos y humanistas del mundo. Los conciertos de Facundo, en realidad no eran para cantar sus canciones, sino para escuchar relatos inteligentes y emocionados de su vida, que es la vida de mucha gente en la tierra. Un ejemplo veraz, de ese estilo de profesor de filosofía y de literatura, son estos párrafos de su álbum “Ferrocabral”:

   “Enciendan el fuego que comenzó la fiesta, traigan el vino y los tambores, desaten a la alegría liberen a la pasión, canten y bailen con furia quijotesca con la misma convicción del Bautista o de Moisés, hagan las cosas por amor porque aquel que trabaja en lo que no ama, aunque lo haga toda la vida es un desocupado, hagan el amor a las mujeres en los ómnibus y en las plazas, a las buenas y a las malas, por las buenas y por las malas, y en solo nueve meses nacerán hijos locos, benditamente locos y por locos tan libres y por libres tan bellos que harán un paraíso de este maldito infierno donde las banderas se pudren patrioticamente y las madres alimentan sus hijos para la guerra.”

   “Alguna vez nos presentaron a una Condesa por ahí, aquel dilecto amigo que fue Jorge Cafrune y a mi, el Turco la miraba a la Condesa, la Condesa lo miraba al Turco, estaban asombrados el uno como el otro, que será eso? El señor que nos la presentó dijo: Es una gran mujer, acaba de donar un terreno de su familia para que el Municipio de Sevilla haga un parque público, y el Turco le preguntó sin dejar de mirarla: ¿Donó o devolvió?”

   “Soy repetidor de Whitman, me canto y me celebro me celebro y me cantó y si me canto y me celebro te celebro y te canto, porque cada átomo que me pertenece te pertenece, porque cada átomo que te pertenece me pertenece, porque tú y yo somos la misma cosa decía el viejo Withman.”

    Facundo Cabral, repite su discurso en otros trabajos musicales como “Cabralgando”, “Entre Dios y el diablo”, “No estas deprimido, estas distraído” (audiolibro), y sus exitosos conciertos en vivo con el gran cantautor Alberto Cortez, “Lo Cortez no quita lo Cabral”, “Cortezías y Cabralidades”. Se resalta también, su canción preferida “Este es un nuevo día”: Este es un nuevo día/para empezar de nuevo/para buscar al ángel/que nos crece los sueños/para cantar, para reír/para volver a ser feliz/para cantar, para reír/para volver a ser feliz

    El 9 de julio de 2011, Facundo Cabral murió asesinado, víctima de una bala y de la trampa que le tendió el destino.

   A pesar de las dolencias naturales de sus 74 años de vida, ceguera parcial y los avatares rutinarios de un cáncer de próstata, Cabral decidió aún renuente, hacer una serie de conciertos en Nicaragua y en Guatemala; aceptando la invitación de su amigo, el productor musical, Percy Llanos. Días antes al hotel en Ciudad de Guatemala, le había llegado a Cabral un paquete-regalo de la obra completa del poeta Nicaragüense Rubén Darío, con una nota que decía: “Que la disfrutes”, y firmada por su amigo y productor musical Henry Fariñas. El 5 de julio se presentó en el Centro de Convenciones del Hotel Grand Tikal Futura, cantó con gusto nostálgico la canción “Vuele bajo”, una de sus primeras y que había escrito para sí y que en los últimos años le ayudaba a conciliar el sueño: No crezca mi niño/no crezca jamás/los grandes al mundo /le hacen mucho mal /el hombre ambiciona/cada día más /y pierde el camino /por querer volar. /Vuele bajo /porque abajo /está la verdad…. Al final cantó la ranchera “Cielito lindo” y por supuesto “No soy de aquí ni soy de allá”, coreada por el público. Terminó con esta reflexión: “Ya les di las gracias a ustedes. Mañana las daré́ en Quetzaltenango y después que sea lo que Dios quiera; porque él siempre sabe lo que hace”. En Quetzaltenango, la segunda ciudad de Guatemala, Facundo Cabral ofrecería el tercer y último concierto de la gira. También su última canción fue la misma, que el público cantaría a coro y repitiendo varias veces el estribillo “No soy de aquí ni soy de allá”; un público emocionado y con lágrimas en los ojos. El 8 de julio y de regreso de Quetzaltenango, Percy Llanos, se enteró que Adrián el chofer del productor musical de la gira no los podría llevar al aeropuerto para su viaje de regreso. Casualmente, al hotel se apareció Henry Fariñas, amigo y productor musical nicaragüense, quien se ofreció a llevarlos, sabiendo que tenía que madrugar y salir del hotel a las 5 de la mañana para el vuelo a Panamá de las 7 A.M.

   Percy Llanos, recordaría, que en la gira por Guatemala, en una conversación casual, recordando a Piazzola, le preguntó a Facundo si se acordaba de su tango “Balada para mi muerte”. Así lo tararearon: Moriré en Buenos Aires, será de madrugada/guardaré mansamente las cosas de vivir/mi pequeña poesía de adioses y de balas/mi tabaco, mi tango, mi puñado de esplín (¡)/ me pondré por los hombros de abrigo, toda el alba/mi penúltimo whisky quedará sin beber/llegará tangamente mi muerte enamorada/yo estaré muerto en punto, cuando sean las seis…”

   9 de Julio de 2011. Seis de la mañana. Facundo Cabral es asesinado en la Avenida Liberación de la ciudad de Guatemala. Fariñas, muy cumplido los recoge a tiempo para llevarlos al aeropuerto La Aurora en compañía en otro carro, el de sus guardaespaldas, donde viajaba también el sonidista de Cabral, Chacho Savasta. Salen tranquilos, pero más adelante en plena carretera, un tiroteo sicarial, acaba con la vida de Cabral y deja heridos a sus acompañantes. (Ver “Facundo Cabral. Crónica de sus últimos días”. Gabriela Llanos).

   Cosas raras de la vida. El 9 de julio, Día de la Independencia Argentina, el mismo día en que había nacido la cantante Mercedes Sosa, la gran amiga de Facundo Cabral y quien también había muerto a los 74 años. ¿Qué pensaría Piazzola, si estuviera vivo ese día 9 de julio de 2011? Cabral fue repatriado a su país, el día 11 de julio, el mismo día en que reiniciaría su tratamiento de quimioterapia para atacar el cáncer de su cuerpo.  Facundo Cabral, murió por un lamentable y trágico error: la hipótesis más fuerte de las investigaciones criminales, apunta a un atentado en contra de Henry Fariñas, promotor musical, aparentemente implicado en asuntos de lavado de dólares y narcotráfico y ordenado por el cártel de Sinaloa. Facundo fue alcanzado por una bala en el puesto de copiloto; Fariñas, herido, sobrevivió y Percy Llanos salió ileso.

   Para concluir, nos queda este mensaje que construyó Facundo Cabral en un salmo llamado “Ama hasta convertirte en lo amado” y que posiblemente presagiaba su final:Ama hasta convertirte en lo amado, más aún hasta convertirte en el mismísimo amor. Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas, el bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso, una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que le destruya hay millones de caricias que alimenta a la vida”.

PD: Activa el link de arriba y canta la versión original de Facundo Cabral.

No soy de aquí ni soy de allá

Cantautor: Facundo Cabral

Me gusta el sol, Alicia y las palomas

el buen cigarro y la guitarra española

saltar paredes y abrir las ventanas

y cuando llora una mujer.

 

Me gusta el vino tanto como las flores

y los conejos, pero no los tractores

el pan casero y la voz de Dolores

y el mar mojándome los pies.

 

No soy de aquí, ni soy de allá

no tengo edad, ni porvenir

y ser feliz es mi color de identidad

 

Me gusta estar tirado siempre en la arena

o en bicicleta perseguir a Manuela

o todo el tiempo para ver las estrellas

con la María en el trigal.


No soy de aquí, ni soy de allá

no tengo edad, ni porvenir

y ser feliz es mi color de identidad

 

Laralalalalala.. Laralalalalala..


Siga Leyendo »

1 sept 2021

IMAGINE

 Texto de  Ernesto Pino

El Director de la Quarry Bank High School, hizo esta nota en la libreta de calificaciones de John Lennon: “Tiene demasiadas ambiciones equivocadas y su energía está a menudo fuera de lugar”, e  ironicamente, el reporte de la clase de canto estaba en blanco. A sus 15 años, nadie se imaginaba que ese chico seria el responsable de una de las más grandes revoluciones culturales del siglo XX.

Afirman los biografos, que a John Lennon, el lider indiscutible de Los Beatles, lo salvó el Rock and roll, en su adolescencia: practicamente abandonado por sus padres y recogido literalmente por su tia Mimy; John, un chico rebelde, inteligente y resentido de la vida se afanó en ocuparse de ser músico en compañía de sus compañeros de colegio. Crearon una banda de rock llamada Los Quarrymen (con origen en el nombre del colegio), a la cual prontamente se vincularon por otros caminos, Paul MacCartney y George Harrison. A sus 17 años, John perdió a su madre Julia en un accidente de tránsito; precisamente, cuando se habían reconciliado y cuando él reconocía que había sido ella, quien le había estimulado el gusto por la música y el aprendizaje de la guitarra, la armónica y el banjo (instrumento típico del folclor norteamericano). Se alejó del estudio y se refugió totalmente en la música, antes de que la frustración lo sometiera al desorden y a continuar con varios hechos de autodestrucción (peleas, robos, daños de cabinas telefonicas, etc.). (Ver “John Lennon”. Jesus Ordovás).

El grupo empezó a moverse en Liverpool, su ciudad y en paises cercanos, consiguiendo contratos y un éxito preliminar. Ya en 1960 se empezaron  a llamar The Beatles (una fusion de escarabajos-beetles y sonido-beat; en esa epoca ya era muy conocido el movimiento literario beat en Estados Unidos con grandes escritores de contracultura como Jack Kerouac y Allen Ginsberg; ademas de ser cultores del hippismo, en claro rechazo al “maccarthismo” de la epoca). A finales de 1961, les llegó la suerte cuando se les apareció el empresario discografico, Brian Epstein; quien los vio tocar y quedó encantado por la energia de la banda pero mucho mas por un magnetismo especial que hacia gritar a las chicas. Epstein los contrató con el olfato del inversionista, a cambio de que cambiaran el look de rockeros y negaran que tenian novias, para no alejar a las fans. Se vistieron más elegantes y apuntaron un peinado con flequillo en la frente. Al comienzo, el reconocido sello de discos Decco, los rechazó diciendoles que lo que tocaban estaba pasando de moda. Entonces, apareció George Martin con el sello EMI records, tambien muy conocido, y los contrató seducido por las canciones propias. En esa grabación, contrataron a Ringo Star como nuevo baterista del grupo.

Ya estaba completo la banda de rock, que sería la más famosa del mundo: John Lennon, Paul MacCartney, George Harrison y Ringo Star. Grabaron el sencillo de “Love me do” y John, un dia antes se casó con su novia Cynthia; un matrimonio que por razones comerciales, debia permanecer en secreto. Empezó a sonar el éxito, pero indudablemente Elvis Presley seguia siendo el rey. Solo hasta 1963, toda Inglaterra los conocería, cuando sacaron el segundo sencillo con la cancion “Please, please me”. Después llegarian “From Me To You”, “Thank You Girl”, y “I want to hold your hand” y siempre con la invaluable ayuda de Martin, en los arreglos y en la producción musical, hasta convertirse en algo asi, como el quinto Beatle.

Empezó la beatlemania con tal furor que los musicos no tenian descanso, hasta el punto que nació Julian, el hijo de John, mientras el grupo estaba en concierto. Para no dejar ninguna duda del éxito de la banda, salió la cancion “She Loves You”, con su pegagoso estribillo de “She Loves You,yeah, yeah, yeah”…Canciones con letras banales, pero que tenian el gusto de los adolescentes britanicos, hijos de la segunda guerra mundial, donde el Reino Unido, tuvo un papel protagonico. Acertó Epstein, cuando entendió que ese grupo tenía el magnetismo y las canciones que los jovenes querian. Ellos deseaban un poco de felicidad sin importar que los mensajes fueran inocuos, en una musica de rock suave, que les hacia mover el cuerpo e inflamaba los corazones juveniles. Se dice, que muchas veces los gritos emocionados de los jovenes en los conciertos, eran tan fuertes, que la banda no podia escuchar su propia musica, y Ringo en la bateria, tenia que fijarse en el movimiento de sus compañeros para seguir el ritmo. Aun más,  todo el éxito fue ratificado en 1964, cuando hicieron la primera gira a Estados unidos. Alli, Ed Sullivan, el gran presentador de la televisión gringa, los presentó como las grandes estrellas que ya eran y en su programa visto por 70 millones de personas: los norteamericanos estaban enloquecidos por conseguir una entrada en el Carnegie Hall. Su cancion “Can’t Buy My Love”, vendió el primer dia, tres millones de copias.

Siendo ya famosos, Lennon nunca dejó el sarcasmo y la irreverencia. Una noche se presentaron en el Prince of Wales Theatre de Londres, con la Reina a bordo y la engominada aristocracia inglesa. En el fervor del concierto, John anunció que iban a cantar “Twist and shout” (la misma que despues en Latinoamérica, tendria una version en español: “muevanse todos, muevanse todos, a bailar…en el Club del Clan); y anotó lo siguiente: “Los de las localidades baratas, aplaudid con las manos; el resto, sacudid vuestras joyas”. (Ibid).

En Nueva Zelanda, a pesar de que la multitud los asediaba, el jefe de la policía comentó que sus agentes no los protegerían, porque ese servicio solo se prestaba a personas importantes. Ese dia, estuvieron en peligro que la turba los arrasara. Cómo entender que es una persona importante?

Como el éxito disquero de Los Beatles, era proporcinal a la inmensa entrada de divisas a las arcas del gobierno ingles; a traves del primer ministro Harold Wilson, se les concedió la Orden del Imperio Britanico, que fue recibida por la banda sin la menor emoción; hasta que se presentó la participacion del gobierno britanico en la guerra de Biafra, que se hizo famosa en el mundo de los años sesenta, por las humillantes condiciones de hambre y muerte de los niños de ese pais; motivo suficiente para que John Lennon, devolviera la medalla.

En España, en 1964 y en pleno regimen franquista, Los Beatles, fueron acogidos por una juventud muy reprimida, a pesar de que muchos periodistas del régimen los tildaran de “payasos, mamarrachos, melenudos y graciosos sin ningun interes”. En los años 90 sin embargo, el director de cine Pedro Costa, presentó en la TVE, las imágenes censuradas por el regimen, donde se siente la felicidad de los jovenes, cantando y bailando la musica de Los Beatles, a pesar del extricto control policial. (Ibid).

En Filipinas, fueron acosados por la policia, por no haber asistido a una gala en honor al dictador Ferdinando marcos y a su arrogante esposa, Imelda: el jefe de prensa de la banda, fue detenido una noche por los militares y con muchos obstaculos pudieron salir de Manila.

Pero quizas, el exceso mas extravagante salió de los labios de John Lennon, cuando aparentemente ofendió a muchos cristianos de America y Europa. Dijo John, en un rapto de soberbia maxima, producto del éxito indiscutible de la agrupacion en el planeta tierra: “El cristianismo pasará, retrocederá y desaparecerá. Estoy en lo cierto y lo demostraré. Ahora somos más populares que Jesucristo. No sé qué desaparecerá antes, si el rock and roll o el cristianismo. Jesús estaba muy bien, pero sus discípulos eran torpes e ignorantes. Para mí, fueron los que lo echaron todo a perder”. Lennon, mas adelante y ante la fuerte reaccion de pastores cristianos incitando a quemar sus discos, se retractaría en la siguiente gira a Estados Unidos. Ya en ese momento, la adicción a las drogas, especialmente al LSD, les estaba pasando factura. Incluso, producto de esa sicodelia artificial, nació la cancion,Tomorrow Never Knows”. Tambien se dijo que por efecto del LSD, Lennon habia creado la cancion “Lucy in the sky whit diamonts”: la verdad, es que surgió cuando su hijo Julian le llevó un dibujo infantil que habia hecho en la escuela. Le dijo que era su amiga Lucy en el cielo con diamantes. (Ibid).

Los Beatles se separan en 1970.

Varios hechos fueron trascendentales para que Los Beatles disolvieran la banda: primero la muerte de su manager Epstein, quien se encargaba de todo, hasta de solucionar minuciosamente los líos faranduleros de los músicos y especialmente los de Lennon; segundo, las diferencias de liderazgo y el celo musical entre Lennon y MacCartney; y tercero, la nueva relacion sentimental de John con la artista de origen japones, Yoko Ono, educada en una familia aristocratica y tradicional del Japón pero controvertida alumna de Harvard y casi libertina en su nueva ciudadadania norteamericana. Lennon, abandonó a su esposa Cynthia y a su hijo Julián por el amor de Yoko; con quien posteriormente y hasta su muerte, construiría una nueva vida. Yoko, se había convertido en una fiel representante del movimiento vanguardista de los años sesenta del siglo XX, llamado arte conceptual: por ejemplo, Yoko, realizó un cortometraje de 5 minutos, llamado “Cuatro”, donde aparecen 15 traseros desnudos en movimiento. O la obra de Ono en una sala de exposicion llamada “Clavar un clavo”, la cual consistía en que los visitantes clavaran un clavo en una tabla de madera. Pero quizas lo mas irritante y que ayudó a la disolución del grupo, fue la presencia de Yoko en los estudios de grabación y sus intervenciones arbitrarias, hasta el punto en que llegó a convertirse en la representante de Lennon en la actividad empresarial del grupo. Tanta influencia alcanzó Yoko en la vida de John, que este más adelante, adoptaría el apellido Ono: John Ono Lennon.

Despues de la separación de John con su esposa Cynthia, Paul MacCartney, creó una de las principales canciones de Los Beatles, llamada “Hey Jude” (Jude es el nombre de Julián): Paul, enternecido por la soledad de  Julián, el hijo de John Lennon, victima del conflicto matrimonial, le compuso “Hey Jude”, como un mensaje de esperanza y de reconciliación con la vida a traves de la musica. Es un canto similar, aunque menos lirico, al poema “Palabras para Julia”, que le hizo el escritor José Agustín Goytisolo a su hija. “Hey Jude”, son palabras para Julian Lennon: “Hey Jude, don't make it bad/ Take a sad song and make it better/ Remember to let her into your heart/ Then you can start to make it better…algo asi como: Oye Jude, no lo eches a perder/ Toma una canción triste y mejórala/ Recuerda dejarla entrar en tu corazón/ Entonces te va a ir mejor….Y tiene la canción, uno de los mejores coros de las melodias de Los Beatles: “Na na na na na na na na na”. Fue la cancion final en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, donde miles de personas acompañaron a Paul McCartney con su "na-na-na-na".

Ademas de esas canciones, el mundo de habla hispana reconoce la genialidad de Los Beatles con otras canciones como “Yesterday”, “Yellow submarine”, “Let it be”, “Penny lane”, “Ob la di ob la da”, “Something”, “Don't Let Me Down”, “And I Love Her”, “I Feel Fine”, “A Day In The Life”, “A Hard Day's Night”,  “All My Loving “, “Ticket To Ride”, “Because” (inspirada en la sonata Claro de luna de Beethoven según La Cata musical en youtube.)…..

Empezó una nueva vida personal y artistica para John Lennon, con la ayuda de Yoko Ono, su nueva pareja y con la influencia musical de uno de los grandes cantautores y poetas norteamericanos, Bob Dylan (el de “Blowin' in the Wind”, “Like A Rolling Stone”-la famosa cancion de los vagabundos; y tambien ganador del Premio Nobel de Literatura del año 2011). A pesar de todos sus actos estrafalarios, la pareja tuvo diez años de éxito en el arte y en la musica, aunque un poco por debajo de la insuperable estela de Los Beatles. Todo ese periodo, la pareja enfocó su energía en una permanente protesta contra la guerra del Vietnam, que entre 1959 y 1975, fue el conflicto internacional más reconocido después de la segunda guerra mundial.

Una vez se casaron en marzo de 1969, John y Yoko, se instalaron en el hotel Hilton de Amsterdam y desde alli hicieron una protesta insólita, como fue la de acostarse en una cama y llamar a la prensa mundial para que los observara en ella, mientras hacian proclamas contra la guerra y  por la paz en el mundo, aunque todos los periodistas pensaban, que iban a trasmitir escenas de los artistas haciendo el amor. Esta “encamada” por la paz la repitieron dos meses despues en Montreal; donde invitaron amigos periodistas e intelectuales como Allen Ginsberg con el fin de cantar la cancion “Give Peace a Chance”, que se convertiria luego en un himno permanente por la paz del mundo y especialmente en el canto preferido de los manifestantes contra la guerra de Vietnam: Let me tell you now/ everybody's talking about/ revolution, evolution, masturbation, flagellation, regulation/ integrations, mediations, United Nations, congratulations/all we are saying is give peace a chance/ o .. (Déjame decirte ahora/ todos hablan sobre/ revolución, evolución, masturbación, flagelación, regulación/ integraciones, meditaciones, Naciones Unidas, felicitaciones/ todo lo que decimos es, dale una oportunidad a la paz).

Lennon y Yoko, asumieron por completo el rol de artistas de la contracultura, con claras posiciones politicas de protesta contra la guerra y de benefactores permanentes de causas sociales, como el apoyo a los Irlandeses en su lucha de liberacion contra los britanicos, y su compromiso con los yippies, el partido politico de los hippies mas radicales y que luchaban contra la guerra de Vietnam y el gobierno de los Estados Unidos. Incluso, esta actividad, le creó a Lennon, un conflicto con el presidente Richard Nixon, quien siempre lo señaló como un peligro para su reelección, y que significaría la negación de su  visa de extranjero.

Hasta 1980, Lennon y Yoko hicieron la producción de una decena de albumes, con un éxito relativo entre la mayoría de los fanáticos de Los Beatles y de los seguidores de John; pero de gran recibo entre la comunidad artistica de New York, que por la insistencia de Yoko, los había acogido como miembros activos del arte conceptual, liderado por Andy Warhol, el rey del arte pop. De todas esas canciones como solista, hubo una que se mantuvo desde su grabación en 1971, como la mayor creación de su vida musical.

Se trataba de Imagine.

Para esa epoca, Yoko, habia editado un trabajo sobre arte conceptual, llamado Grapefruit, una especie de poemario, donde la artista da instrucciones para que los lectores realicen una serie de actos surrealistas: “Robar la luna del agua con un balde. Seguir robando hasta que no se vea luna en el agua”. “Imaginar mil soles en el cielo al mismo tiempo. Dejarlos brillar durante una hora. Luego hacer que se derritan gradualmente dentro del cielo. Preparar un sanwich de atun y comerlo”. “Bailar en plena oscuridad. Pedirle al publico que encienda un fosforo si quiere ver. Cada persona no podra prender mas de un fosforo”. “Escuchar el latido de un corazón: primera ejecucion en 1965 en el East Theatre de Nueva York, donde el público subió al escenario y acostarse unos sobre otros para escuchar”…O esta definición: “Las teclas del piano son petalos de flores endurecidos”. (Ver “Pomelo. Un libro de instrucciones de Yoko Ono”..Pomelo es la traduccion de Grapefruit). Lennon, despues confesaría, que ese libro encarna la inspiración para crear  la musica y la letra de la canción Imagine.

La letra de la canción, reivindica la filosofia y la literatura de la utopía que concibe una sociedad perfecta y justa, donde todo trascurre sin conflictos y con la misma armonía que guarda el universo; tal cual, alguna vez lo pensó el escritor ingles Tomas Moro en el siglo XVI. Lennon propone imaginar un mundo sin religión, sin países y sin propiedad privada. Él cree que estos tres factores son la causa principal de los conflictos y que se requiere eliminarlos para que la sociedad global pueda vivir en paz.

El impacto de este pensamiento, en 1973, llevo a la pareja de manera extravagante, a inventarse un pais llamado Nutopia (de Nut-loco y opia de Utopía). Compraron el edificio Dakota en Nueva York y adecuaron un piso, para instalar una oficina de embajada y que literalmente le sirviera a Lennon para evitar la extradición. En el LP Mind Games,  John Lennon incluiría la declaración de independencia de Nutopia: Anunciamos el nacimiento de un país conceptual, Nutopia. La ciudadanía del país puede obtenerse mediante la declaración de tu conciencia de Nutopia. Nutopia no tiene tierras, ni fronteras, ni pasaporte, sólo gente. Nutopia no tiene otras leyes que las cósmicas. Todas las personas de Nutopia son embajadoras del país.

En el año 2017, La National Music Publishers Association (NMPA), entregó a Yoko Ono y Sean Ono Lennon (el hijo de Yoko y John), el premio Canción del siglo por "Imagine" en representación de John Lennon, autor e intérprete de la canción. Igualmente, en una encuesta realizada en 2002 por el libro Guinness World Records British Hit Singles Book, apareció en el segundo lugar del listado de «mejores sencillos de todos los tiempos», solamente por debajo de «Bohemian Rhapsody» de Queen.

Lennon, un músico genial, quien había llevado, una vida artística llena de exitos, confrontaciones, excentricidades; quien habia estado atrapado por las drogas, el hippismo, el misticismo oriental, y el hedonismo desenfrenado; murió asesinado el 8 de diciembre de 1980, cuando ya su nueva vida reflejaba una etapa madura y reflexiva: un fan de Lennon, llamado Mark David Chapman, le disparó cinco veces en la puerta del edificio Dakota. Era el mismo hombre apasionado de Los Beatles a quien Lennon le había firmado su último LP, llamado Double Fantasy. Lo esperó cerca del edificio, todo el dia, hasta las 11 de la noche, mientras leía “El guardian entre el centeno”, la conocida novela del escritor norteamericano  J.D Salinger, en la cual el protagonista, Holden, es un chico rebelde, resentido y que vaga por la ciudad sin rumbo alguno. Un antiheroe que por su actitud malvada, es mas cercano al villano, que actúa en contra del héroe. Este hecho reconocido judicialmente, confrontaba una  versión que ganaba mucha fuerza y que enjuiciaba a la Central de Inteligencia Americana- CIA, como determinadora principal del homicidio, en virtud de que Lennon se había convertido en un contradictor adverso a los desafueros del capitalismo: que Chapman el asesino, no era un desquiciado mental, sino un agente encubierto.

El dia 14 de diciembre, se celebró una velatón mundial en homenaje a Lennon, mientras en el Central Park de Nueva York, 100.000 personas entonaban afligidas las canciones Give Peace a Chance e Imagine.

Dice la leyenda, que al dia siguiente de la muerte de Lennon, Yoko Ono, la nueva viuda, visitó al productor discografico, quien no ocultaba su felicidad pensando en los millones de discos que venderia el LP Double fantasy, el ultimo del artista sacrificado.

Finalmente, es muy grato resaltar la dedicatoria que hace el escritor español, Jesus Ordovás, el autor del libro “John Lennon” y que dice asi: “Dedicado a Juan Carrión, el profesor que viajó en autobús desde Cartagena (España) hasta Almería, para que John Lennon le corrigiera las letras de las canciones de Los Beatles, con las que enseñaba inglés a sus alumnos”.

PD: Activa el link de arriba, con la versión original de la canción Imagine, interpretada por John Lennon.

IMAGINE                                                Cantautor: John Lennon

 Imagine there's no heaven  it's easy if you try                              

no hell below us above us only sky                               

imagine all the people                           

living for today                             

 

Imagine there's no countries       it isn't hard to do                          nothing to kill or die for               and no religion too                       imagine all the people                            living life in peace              

You may say I'm a dreamer                           but I'm not the only one             I hope some day you'll join us       and the world will be as one       

Imagine no possessions                I wonder if you can                      no need for greed or hunger     

a brotherhood of man                            imagine all the people                                     Sharing all the world        

You may say I'm a dreamer         but I'm not the only one                         I hope someday you'll join us and the world will live as one  

         IMAGINA

Cantautor: John Lennon

 Imagina que no hay paraíso es fácil si lo intentas

ningún infierno debajo de nosotros

arriba nuestro solamente cielo

imagina toda la gente         viviendo por hoy

Imagina que no hay países no es difícil hacerlo

nada por lo que matar o morir

ni religiónes tampoco

imagina toda la gente viviendo la vida en paz

puedes decir que soy un soñador

pero no soy el único espero que algún día te unas a nosotros y el mundo será uno solo

Imagina que no hay posesiones

me pregunto si puedes

ninguna necesidad de codicia o hambre  una hermandad del hombre

imagina toda la gente compartiendo todo el mundo

Puedes decir que soy un soñador

pero no soy el único espero que algún día te unas a nosotros y el mundo será uno solo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Siga Leyendo »