Buscar este blog

14 abr. 2011

Sevilla: potencia cultural o cultura en potencia?

 La cultura es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad”. Diógenes Laercio (S. III AC-?) Historiador griego.

Solo por imagen, el Festival Bandola, ha tenido en los últimos años una gran trascendencia nacional lo cual resalta que el acontecimiento cultural suceda en un municipio de tamaño mediano como Sevilla (según el DANE, alrededor de los 50.000 habitantes, de los cuales el 73% vive en la zona urbana) en un entorno de más de 1000 municipios Colombianos. Este hecho positivo que se ha mantenido en el tiempo con cierto éxito, se suma a las grandes fortalezas que posee el municipio para buscar con mesurado optimismo, un camino más claro que lo desarrolle y lo dignifique, rompiendo el circulo vicioso actual de la pobreza, la violencia, la corrupción, la marginalidad, la perdida permanente de su talento humano y ese lastre vergonzoso de la ineptitud de sus gobernantes. Se trata de indagar las posibilidades ciertas que tiene la cultura (especialmente la música) como un sector económico de servicios que sumado a la industria cafetera, el turismo cafetero y a la agroindustria de ladera; sean la base de la recuperación económica de Sevilla en los próximos años.

Además hay algo mas a favor de la cultura que es contundente: la cultura es, como elemento indispensable para la cohesión social y la recons­trucción de la identidad, un sector económico tan importante o más que cualquier otro sector productivo. También ayuda a comprender que la cultura da empleo a personas, permite el desarrollo de pequeñas y medianas empresas, entrega productos que generan beneficios a una larga cadena productiva donde participan artistas, gestores, diseñadores, publicistas, distribuidores, entre muchos otros. El afán inicial sería el de que la comunidad comprenda que la cultura tiene un gran potencial económico y social y no puede seguir siendo desconocida y maltratada como la cenicienta del cuento del escritor francés Charles Perrault, que solo se muestra en las celebraciones nacionales como una entretención pasajera y luego es guardada en el cuarto de atrás. Todavía no sabemos, además de la lúdica invaluable que tiene el Festival Bandola para el público, cuanta riqueza económica produce en esos tres días de actividad musical en el mes de agosto, a través del aumento del consumo de nativos y “extranjeros” (una idea para una buena tesis de grado). Otro ejemplo que es pertinente mencionar es el de Fundarse como fundación que agrupa indistintamente artistas músicos con cualquier nivel de formación, pero que no ha logrado consolidarse por no tener un producto musical de gran calidad y alta competencia, pero que cuenta a su favor con la terquedad y el entusiasmo de sus dirigentes y bien se podría constituir en una empresa competitiva que le genere bienestar a sus asociados y contribuya notoriamente a la cultura sevillana.

Bajo el contexto mencionado, tratemos entonces de contestar la pregunta que tiene que ver con el sector de la cultura Sevillana:
1. Definición de cultura e inventarios:
También por la brevedad de esta nota, asumamos una definición fácil de Wikipedia: La cultura es el conjunto de todas las formas, los modelos o los patrones, explícitos o implícitos, a través de los cuales una sociedad regula el comportamiento de las personas que la conforman. Como tal incluye costumbres, prácticas, códigos, normas y reglas de la manera de ser, vestimenta, religión, rituales, normas de comportamiento y sistemas de creencias. Desde otro punto de vista se puede decir que la cultura es toda la información y habilidades que posee el ser humano. El concepto de cultura es fundamental para las disciplinas que se encargan del estudio de la sociedad, en especial para la antropología y la sociología”.

Como este concepto es muy complejo y abarca la dinámica de la vida misma, utilicemos lo que podrían ser más bien las categorías más comunes del sector cultural (Ver “Clústers culturales”. Fundación Directa y Gobierno de España):

Artes escénicas: teatro, ópera y danza
Artes plásticas: pintura, escultura, diseño...
Medios de comunicación y sector audiovisual: prensa, radio, televisión, vídeo y cine
Libro e industria editorial
Música

De ellas, solo tenemos masa crítica en medios de comunicación e indudablemente en la música (por la labor desempeñada por la Casa de la Cultura, El Resguardo Cultural La Carreta de guadua, El Café Casablanca, Fundarse, Grupos musicales de música tropical, folclor y de rock….).

Según el PBOT de Sevilla, la Fundación Casa de la Cultura, registra actividades en Banda Municipal, iniciación musical, coro escolar, piano, pintura escolar, dibujo, teatro, cerámica, ballet, rondas infantiles, grupos de danza, sensibilización artística con énfasis musical; con un total de matriculados, hoy seguramente mayor a los 1.500 beneficiados por actividades culturales; pero con predominancia de la música.

Igualmente en Sevilla se organizan (solo menciono algunos que recuerdo), además del Festival Bandola, certámenes importantes como Sevijazz, Serenata decembrina y los consabidos eventos de mayo en las fiestas de aniversario.

La pregunta que resulta de este rápido inventario, es como convertir esta masa crítica musical en una actividad económica permanente que se pueda organizar como industria cultural de la música (Las industrias culturales son aquellas que producen, re­producen, difunden y comercializan bienes y servicios tanto culturales como educativos, reproducibles a escala industrial, de acuerdo a criterios económicos y siguien­do una estrategia comercial); lo cual es válido en una economía de mercado como la nuestra y es la única estrategia reconocida que puede tener algún éxito para que la cultura, en este caso la música, sea autosostenible, sin depender de las migajas presupuestales del sector público; y para que los artistas puedan llevar una vida digna con estabilidad económica.

2. Indicadores socioeconómicos básicos (por la brevedad del espacio retomo solo 5 indicadores que crean las circunstancias para el desarrollo de cualquier tipo de proyecto):
Sevilla presenta un Índice de Desarrollo Humano (0.766) por debajo del promedio departamental (0.793) (se mide por la combinación de variables como el ingreso percapita, el analfabetismo de adultos y la esperanza de vida de sus habitantes) y por debajo también de Caicedonia (0.772).

Sevilla presenta un ingreso percapita (valor de sus actividades económicas anuales dividido por la población) de $ 6 millones, menor que el promedio departamental de $7.8 millones y menor también que el de Caicedonia, $7.1 millones. Ver anexos del documento “Hacia un Valle del Cauca, incluyente y pacífico”.

Sevilla con seguridad presenta una tasa de desempleo muy superior al 13.5% que registro Colombia en Enero del 2011 y por supuesto una tasa de subempleo mayor del 30%; lo que quiere decir que mucho mas de la mitad de su fuerza laboral por su falta de ingreso total o parcial, deja a un número muy alto de hogares en condiciones precarias de subsistencia.

El tema de criminalidad tampoco lo favorece y es así como la tasa de homicidios (se mide como el número de homicidios por cada 100.000 habitantes) es una de las más altas del departamento en una serie de 1992 a 2007, registrada por la Policía Valle. En efecto, el promedio de la tasa de homicidios para este periodo, registra para Sevilla 112, Valle 93, Caicedonia 92 y Cali 84. Aunque esta tasa por ser coyuntural, especialmente por la subcultura del narcotráfico y delincuencia común, es muy cambiante en el largo plazo, si acusa para Sevilla una tasa muy alta; y es la seguridad (el respeto a la vida) indudablemente una condición inalienable del progreso humano.

Las metas establecidas por el PBOT en materia cultural se refieren a los “equipamientos culturales”, que son en esencia verdaderamente mediocres, en un listado de cosas que desconoce que ciertos aspectos culturales de Sevilla son una fortaleza municipal:

En el corto plazo:
Gestionar la creación de la Escuela de Artes.
Poner en funcionamiento los cineclubes.
Apoyar el funcionamiento del Consejo Municipal de la Cultura.

En el mediano plazo:
Implementar la revista cultural y el archivo histórico municipal.
Crear la emisora cultural.
Fortalecer y apoyar el funcionamiento de la Casa de la Cultura.
Gestionar e implementar la imprenta y editorial municipal.
Fortalecer y apoyar el funcionamiento del Centro Cultural Hugo Toro Echeverri.
Recuperar las salas de teatro, como parte de la expresión cultural sevillana.

Por esa vía, el actual plan de desarrollo del municipio le fija unas metas a la cultura (programas de formación cultural, lectura para todos, patrimonio cultural y cultura de Sevilla) en el marco tradicional y sin que ello signifique una alternativa poderosa de desarrollo económico y social.

Siendo un poco reduccionistas (por razones del artículo), los indicadores mencionados no avalan circunstancias altamente positivas para un desarrollo humano, pensando en una estrategia de choque como la cultura, unida por supuesto a otras de orden económico y social como es el café y la agroindustria de la zona de ladera. Sin embargo, se ha comprobado que los buenos desarrollos culturales, a su vez, se convierten en una buena estrategia para combatir la inseguridad y la violencia, dada la gran participación de la comunidad (cuando la gente esta activa y junta, crea seguridad). De todas maneras bien se podría pensar que la cultura musical como industria cultural no podría sobrevivir o autosostenerse con el mercado y la demanda local, pero si es viable si se piensa en la organización permanente de certámenes que convoquen consumidores culturales de afuera y que además sean productos que se puedan exportar al mercado regional, nacional e internacional.

3. Las instituciones y la masa crítica cultural
Paradójicamente, en esta cadena de creación cultural, es el tema institucional el que siempre se convierte en una barrera difícil de saltar y Sevilla, por el contrario, posee institucionalidad, tiene diferentes organizaciones muy heterogéneas con objetivos teóricamente comunes pero con diferencias en su actividad permanente o parcial o eventual. Pregunto, hasta donde la Casa de la Cultura y las otras fundaciones se pueden comprometer a trabajar en un macroproyecto cultural (sin que cada una renuncie a su trabajo rutinario, pues no son competidores entre sí) y se constituya una industria cultural de música y posiblemente de teatro y de cine (tenemos los lideres para ello: Grupo Bandola, el músico Julián Rodríguez, el médico Julián Osorio, el actor Álvaro Rodríguez, el cineasta Lisandro Duque, el historiador cultural Álvaro Pareja y el más importante, los jóvenes artistas Sevillanos, quienes con su entusiasmo están haciendo buenas actividades culturales y pueden ser muy buenos emprendedores)?. Quien convoca a que por fin se organice una Junta Municipal de Cultura, con los personajes mencionados y muchos paisanos incondicionales y fervorosos de la cultura que viven allí? Por ahora, y disculpando la simplicidad, Sevilla hoy tiene una cultura en potencia y no es una potencia cultural; así el Festival bandola (que se puede aprovechar mejor) como el “Mono Núñez” en Ginebra, le den posicionamiento nacional al municipio.

Posdata1: Antes de que las instalaciones del antiguo Hospital San José, se tuguricen, insistamos en que sea la sede del SENA agroindustrial que tanto necesita Sevilla.

Posdata2: Ya es hora que “Mi Sevilla” de Hugo Toro Echeverry, el mayor icono de la historia musical de Sevilla, sea la banda sonora del Festival Bandola y que los jóvenes músicos la interpreten con su propia versión. Los chicos de escuelas y colegios se la saben y la cantan?