Buscar este blog

4 may. 2016

Sevilla y el café: un matrimonio indisoluble

Mayo 3 de 2016
Esta nota es un mensaje a los sevillanos, en los 113 años de vida de la que siempre será la capital cafetera de Colombia.
Hoy me quiero referir a varias declaraciones del Director Ejecutivo del Comité Departamental de Cafeteros, Doctor Héctor Fabio Cuellar (en adelante HFC), realizadas a la cadena radial Caracol el día 24 de abril de 2016; y que de alguna manera nos sirven para que entre todos pensemos y actuemos de frente a lo que debe ser el desarrollo de Sevilla y en especial a la generación de riqueza de un municipio empobrecido y desesperanzado como el nuestro.
Pero antes de empezar veamos algunos antecedentes que sirvan de contexto a las reflexiones posteriores:

-El café ya no es la principal fuente de divisas de Colombia: en buena parte del siglo pasado llego a generar el 80% de las divisas, hoy no es mayor del 5%.

-El Valle del Cauca es hoy el sexto departamento cafetero de acuerdo a las áreas sembradas, después del Huila, Antioquia, Tolima, Cauca y Caldas. En la década del 80 era el cuarto departamento. Se supone que el Tercer Censo Nacional Agropecuario, debe ser consistente con estas cifras, más aun cuando se sabe que el último censo se realizó hace 44 años. 

-Sevilla continua siendo el principal productor de la caficultura departamental, pese a la caída de los últimos 25 años, cuando se reconoce que las actividades del narcotráfico en este periodo realizaron una especie de contrarreforma agraria y disminuyeron la frontera agrícola productiva, incluido el cultivo del café (ver Informe de Desarrollo Humano Valle 2008).

-El modelo económico de Fedecafe ha cambiado significativamente: ayer su meta era la de producir una materia prima de calidad, un buen pergamino, en un negocio que poco favorecía a los caficultores; hoy por fortuna su función de producción incluye la fase de procesados y los cafés especiales, así como la comercialización global y que implicaría un mejoramiento notable del ingreso de los caficultores, especialmente de los pequeños.

-La gran mayoría de los municipios cafeteros siguen siendo altamente dependientes del cultivo del café; y por excepción Cartago, Tuluá y Sevilla con actividades diversificadas de su economía tienen menor dependencia del grano. En 1986, en un ejercicio que realizamos con la facultad de economía de la Universidad del Valle, se encontró que el peso del café en la economía sevillana era del 25% y si le sumamos plátano, banano, cítricos y leche la cifra podría alcanzar el 35% o 40%: otros municipios cafeteros como Trujillo, Alcalá, Ulloa, Ansermanuevo, alcanzan cifras mayores al 50% (Ver “El café en el desarrollo económico y social del Valle del Cauca. Comité Departamental de cafeteros del Valle del Cauca). Hoy se desconoce si existe un cambio fundamental porque estos estudios ya no se realizan.

-Sevilla que tiene gran dependencia del café, dispone de una economía de servicios más amplia que los municipios cafeteros tradicionales, pero eso no la libera de tener ingresos percapita muy bajos, especialmente porque el sector de los servicios, especialmente el comercio es de baja productividad y no genera mucha riqueza como la industria o los servicios de alta tecnología.
Se resaltan, entonces, las consideraciones del Doctor Cuellar y se comentan cuando haya lugar:

1. La participación de los jóvenes: se refiere a las actividades con jóvenes que se pueden convertir en propietarios o arrendatarios de fincas, como una estrategia de renovar el tejido social cafetero ante el reconocimiento de que los productores se están envejeciendo y necesitan un reemplazo como condición fundamental para que la industria cafetera no se deteriore y se acabe.
Comentario: actividad encomiable, necesaria y urgente. Sin caficultores no hay caficultura.

2. Necesidades de mano de obra para recolección: implementación de estrategias para que las cosechas tengan los recolectores en los dos ciclos de cosecha. Igualmente, se refiere al vínculo con el SENA para habilitar esta mano de obra en competencias relativas al café.
Comentario: Este ha sido uno de los grandes problemas de la caficultura colombiana en los últimos años. Se reitera la necesidad de que Sevilla tenga una sede del  SENA, de primer nivel especializada en temas agroindustriales y en biodiversidad, como una condición básica para aprovechar todas las oportunidades posibles que brinda la cadena productiva del café: el fondo emprender del SENA, puede financiar a los jóvenes muchos proyectos de biodiversidad y especialmente los cafeteros. Recomiendo en este punto, volver a programar los cursos de café de la “taza de oro”, que fueron exitosos y un programa de formación de baristas sevillanos (profesional especializado en la preparación de café de alta calidad). Los sevillanos deberíamos tener un alto conocimiento de la cultura cafetera y de sus oficios principales; en nuestras casas por ejemplo todos deberíamos saber cómo hacer un buen café en todas sus variedades.

3. Las subastas: es la búsqueda de padrinos tostadores y comercializadores importantes que le aseguren un mercado con buenos precios a los cafeteros, independientemente de su tamaño y su influencia.
Comentario: estrategia importante. La pregunta es si existe un plan que abarque un número significativo de cafeteros sevillanos y si se les asegura la utilización del beneficio de lo que se llama “denominaciones de origen”: café de Sevilla, lo cual podría hacerse por regiones. Pregunto, hasta donde el café de Sevilla es apreciado en el mercado internacional. Según HFC, Sevilla tiene por lo menos 23.000 fincas cafeteras, con un promedio de 3.5 hectáreas por finca.

4. Exportación de pequeños volúmenes: con la modernización de la trilladora de café ubicada en Tuluá, se asegura una gran productividad en las actividades de trilla y tostado, pero especialmente se crea la línea de “microlotes”, que garantiza la exportación de pequeños volúmenes de café, en condiciones de alta competencia.
Comentario: además de la envidia que produce que dicha planta no esté ubicada en Sevilla, se resalta que esta opción tecnológica de los microlotes, facilite la posibilidad de que muchos pequeños productores puedan entrar en proyectos de exportación. Pregunto, si estos proyectos también estarían apoyados por los padrinos como Nestlé o Starbucks, bajo el objetivo central que los cafeteros tengan una participación justa en las utilidades de comercialización. Pregunto qué padrinos existen en Sevilla y cuál es la expectativa a largo plazo.

5.  Elaboración de perfiles de café por regiones: El Comité de Cafeteros, dispone de un catador encargado de realizar perfiles de café en las diferentes regiones cafeteras del Departamento y que les permite conocer la acidez, el cuerpo y el aroma de cafés regionales; siendo esta la medida para que una oferta local pueda tener una demanda internacional interesante en precios.
Comentario: Que regiones de la caficultura sevillana se han beneficiado de esta tecnología de los perfiles y cuál es el alcance en los próximos años. En este sentido, el Comité debería tener más catadores y un programa permanente de baristas.

6. El consumo de café de los jóvenes: ha mejorado significativamente el consumo interno de café, especialmente por la participación en el mismo de los jóvenes que están consumiendo bebidas frías de café.
Comentario: son los países de Europa del norte los mayores consumidores de café en el mundo: Finlandia y Noruega, países muy fríos, consumen 9,5 kilos/persona/año y 7,3 respectivamente. Colombia solo consume 1,4 kilos/persona/por año; por debajo de países cafeteros latinos como Republica Dominicana (3,7) y  Costa Rica (3,6) (Fuente: www.caffeineinformer.com). En este punto el esfuerzo a realizar es muy grande pero vale la pena, porque si la demanda aumenta se beneficia toda la cadena de valor del café. Reitero la recomendación de implementar nuevamente el programa de la “taza de oro”.

7. El proyecto “Gestión inteligente del agua”: con recursos del gobierno Holandés, a través de un padrino como lo es Nestlé, se está implementando este programa ambiental  con la idea de recuperar y proteger las microcuencas.
Comentario: la iniciativa es muy necesaria pues indudablemente sin agua no hay vida y es quizás el insumo más importante del futuro de la sociedad y el que en el mediano plazo va a crear ventajas competitivas muy altas. Ojala las podamos conservar y nuestras fuentes no caigan en manos de las grandes corporaciones. Debemos cuidarnos de ese lado oscuro que motiva tener agua (sin agua no hay alimentos, no hay energía, no hay vida). Pregunto, cual es el estado actual de las mucrocuencas sevillanas?.

8. Paisaje cultural cafetero: es un programa con grandes expectativas y aparentemente con buenos recursos de los cuales se pueden beneficiar 10 municipios cafeteros, incluido Sevilla. Igualmente se formulara un proyecto para la UNESCO.
Comentario: este es un proyecto con mucho ruido pero poca efectividad. Pregunto cuál es el alcance para Sevilla y que nivel de organización posee. Que no sea un falso espejismo como podría haber ocurrido en el Quindío, que ha sacrificado una parte significativa de su caficultura por la industria del turismo que es muy inestable en empleo e ingresos y depende de muchos factores exógenos.

9. Cambio climático: su presencia en zona cafetera ha sido de gran impacto negativo con resultados en la calidad de café con el aumento de las pasillas y la agudización de la broca.
Comentario: el cambio climático merece un programa especial tanto en los gremios del sector agrícola como en las instituciones gubernamentales y en eso se celebra el programa de “gestión inteligente del agua”. Sinembargo y a manera de hipótesis, no será que los paquetes tecnológicos de Cenicafe con la variedad castilla  pueden integrar el cuidado y mejoramiento de los suelos y de la biodiversidad? Hay que recuperar la fábrica de alimentos que antiguamente tenían las fincas cafeteras.

10. Mensaje final: por fuera de las declaraciones de HFC; el mensaje sería el de que pese a la situación difícil por la que aun atraviesa la industria del café, sigue siendo la principal fortaleza económica, social y ambiental del municipio. No en vano en el posicionamiento nacional e internacional, Sevilla, por encima de más de 1000 municipios colombianos, es sinónimo de café. Aunque el gobernante local, no es responsable directo de la evolución económica del municipio, su labor para la posteridad, depende de lo que haga por la industria del café: por lo tanto el café siempre debe ser un eje fundamental de los planes de desarrollo municipal, incluido el que inicia el Alcalde Freddy Omar Osorio, a quien le deseo muchos éxitos y el ánimo de que estas reflexiones sean de ayuda en su labor. A su vez, el gremio cafetero, debe aprovechar a que su máximo dirigente es un hijo sevillano  y enfatizar aquellos programas cafeteros y agroindustriales que le favorezcan. Impunemente no se pueden desperdiciar cuatro años más de inercia con el tema del café que pueda mover la aguja del desarrollo de Sevilla.
A todos los sevillanos nos conviene que Sevilla progrese de verdad y el café es un camino promisorio pero requiere apoyo e innovación y como se mostró en las líneas de arriba hay muchas cosas buenas que se pueden realizar; señores dirigentes, revisemos de nuevo la cadena productiva del café y seguro encontraremos muchas oportunidades, para una población que solo tiene necesidades y angustias. Definitivamente, Sevilla y el café son un matrimonio indisoluble.
Por| Ernesto Pino